tecnicas para lidiar con clientes complicados

Hoy te ofrecemos 5 técnicas que te ayudarán a lidiar con esos clientes más duros. Puesto que garantizar buenas relaciones con el cliente es la base del éxito de tu negocio.

1. Mantén tu posición

Lo mejor cuando te enfrentas a usuarios complicados es que sepas mantenerte en tu sitio. Doblegarte ante un enfado o descalificativos premiará la conducta del cliente airado.

Debes entender que las críticas y los malos modos de un cliente enfadado no se dirigen realmente a ti. Así que déjale que se desahogue y discúlpate en nombre de la compañía, pero no trates de justificarte ni pierdas el control.

2. Controla tu comunicación

Un lenguaje corporal pausado y un tono sereno ayudarán a que el cliente airado baje los humos. Ten en cuenta que las personas tendemos a imitar a quien tenemos delante. Nuestras neuronas espejo hacen que sintamos como propios los gestos y emociones de quienes observamos.

Aprovecha este elemento y trata de demostrar empatía, al tiempo que calmas a tu cliente mediante una comunicación armoniosa. Además, esto te ayudará a mantener la calma, a evitar el conflicto y como consecuencia, mejorará tu productividad.

3. Busca una solución

Es importante que trates de entender por qué tu cliente es tan difícil. El mejor modo para que fluya una comunicación saludable es que le dirijas preguntas. Trata de que sea él quien te explique cuáles son sus necesidades y expectativas.

Puede que tengas que leer entre líneas para diferenciar qué quiere exactamente y qué dice querer. En cualquier caso, cuando des con la información correcta, trata de aportarle soluciones específicas.

4. Garantiza la calidad de la información

Muchas veces, el cliente estará enfadado por no haber recibido la suficiente información. También puede ser que haya sido informado erróneamente. Por eso, es importante que seas capaz de ofrecer al cliente la información que necesita con antelación.

 

Aunque estas técnicas servirán a la perfección con tus clientes enfadados, puedes adaptarlas con otros tipos de clientes difíciles, ya que facilitan la comunicación, generan seguridad y refuerzan tu posición.

Estas recomendaciones serán muy útiles para motivar a los clientes inseguros o para mantener a raya a los clientes más exigentes o invasivos. Simplemente, potencia aquellos elementos de la comunicación que debiliten sus posiciones extremas (sin retarlos), y conseguirás lidiar con todo tipo de clientes.

Las relaciones saludables con los clientes son la clave del éxito

Siguiendo estas técnicas puedes mejorar considerablemente tus relaciones con los clientes más complicados. Además, invertir en formación puede ofrecerte otras herramientas útiles. ¿Cuáles son tus instrumentos para superar con éxito estos retos?